Para vosotras...

Nadie puede hacer que te sientas inferior, si TÚ no se lo permites.

Este blog está dedicado a todas esas mujeres que día a día habéis sufrido y estáis sufriendo la violencia de género.

Para aquellas mujeres que a pesar del miedo seguís levantándoos cada mañana, para aquellas mujeres que a pesar de los insultos, de los golpes, de las violaciones, de vuestros moratones, de las cicatrices... de esas cicatrices que tantas y tantas veces no se ven pero que siguen ahí...

Para aquellas mujeres que queréis seguir luchando por sobrevivir en ese infierno al que tú llamabas AMOR.

FUERZA! NO ESTÁIS SOLAS

sábado, 23 de abril de 2011

Machismo? Estereotipos? Sexismo? Es así el mundo de Disney??



Si analizamos detenidamente a los personajes, podemos ver que las princesas de Disney proponen un modelo a seguir inestable y machista para las niñas. La mayoría de dichas princesas se dedican a esperar que su príncipe las rescate llevando con ellos la promesa de un futuro mejor. De este modo, las niñas pensarán que éste es el modo correcto de comportarse, que su única aspiración en la vida es casarse y tener hijos. Además, todas las princesas son bellas y delgadas, lo que puede promover la preocupación por la belleza exterior y la anorexia. En cambio, a los príncipes los presenta como hombres triunfadores y valientes, lo cual puede hacer pensar que estas cualidades sólo son propias de los hombres. Una vez analizados los personajes principales, procedamos a un examen más detenido de algunas de las películas de Disney: Películas como Blancanieves y los siete enanitos, la Cenicienta, la Dama y el Vagabundo, los Aristogatos, la Bella Durmiente o Robin Hood son un claro ejemplo de sexismo, ya que en todas ellas la figura femenina está destinada a ser rescatada por la figura masculina. En otras películas como la Bella y la Bestia, la moraleja radica en que la belleza está en el interior, sin embargo, al final la horrible bestia se acaba convirtiendo en un príncipe guapo y fornido, al igual que ella es una mujer guapa y delgada. También en esta película se aprecia un claro machismo al ser la mayor aspiración de Bella encontrar un príncipe con el que casarse.

Qué opináis al respeto? Creéis que han influido en nosotros esas películas??

Violencia enmascarada?


Son muchas las opiniones repulsivas y críticas que podría expresar sobre esta clase de programas, y lo haré, pero será en otro post.
En éste me dedicaré solamente a mencionar la clase de violencia que no se debe admitir en una pareja.
Video ejemplificativo de violencia física y verbal que jamás debe de estar justificada.
Ni una bofetada, ni si quiera golpear con lo que parece una simple toalla....ESO ES VIOLENCIA Y PUNTO. Da igual de quién venga, sea de una mujer o un hombre.
LLamar a tu pareja hijo de .... y una cabro....eso amigos TAMBIÉN ES VIOLENCIA.
Los celos, la posesión, el querer dominar vez tras vez....ESO ES VIOLENCIA.

No lo permitas jamás. Y si piensas que todas las parejas son así y que siempre tendrán alguno de estos fallos....escúchame bien....TIENES UN GRAVE PROBLEMA.

Si te quiere..jamás te hará daño, sea físico o verbal.

viernes, 22 de abril de 2011

Haz lo que quieras de mí???


Cuántas veces no has escuchado una canción y después de mucho tiempo te has parado a meditar en la letra y has dicho....por dios....pero que dice ésta canción??
Pues la siguiente canción es un ejemplo claro de ello. ...

Haz lo que quieras de mi....
Tu me enseñaste a vivir....
Sin ti no puedo seguir.....

No nos damos cuenta pero muchas veces dejamos que el "maltrato" entre en nuestras vidas de diferentes formas.
El amor no domina, ni es dependiente. Cualquier mujer puede vivir sin un hombre por muy difícil que les parezca a algunas, y por supuesto nadie las culpa, pq cómo ya he dicho muchas veces, desde pequeña se nos ha criado con la necesidad de estar arropada, de tener pareja, de que alguien nos cuide, en definitiva de tener una dependencia emocional.
Vamos a empezar por cambiar pequeñas cosas para luego poder hacer grandes cambios.

Un beso a todos.


domingo, 3 de abril de 2011

LAS RAICES DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO. (ES un artículo largo pero necesario)

Según el diccionario la palabra VIOLENCIA es la combinación de dos palabras en latín: “vis”(fuerza) y el participio “latus”, de la palabra “fero” (acarrear, llevar), “acarrear fuerza hacia”, violencia significa “fuerza intensa”. 
La violencia (del latín violentia) es un comportamiento deliberado, que provoca, o puede provocar, daños físicos o psicológicos a otros seres, y se asocia, aunque no necesariamente, con la agresión física, ya que también puede ser psicológica o emocional, a través de amenazas u ofensas.  

Según Julián Fernandez de Quero sería lógico estar de acuerdo con que la violencia de género es una de las manifestaciones más detestables de LA CULTURA DE LOS GÉNEROS: malostratos, abuesos sexuales, secuestros, todos ellos son sucesos rechazables para la mayoría de la población.
Por supuesto que todos los programas de protección , penalización y rehabilitación son necesarios , pero sería importante destacar que éstos van dirigidos a los síntomas y NO A LAS CAUSA DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO.
Para ir a la raiz de dicha violencia tenemos que remontarnos a los orígenes, desarrrollos, valores y conductas generados por la cultura de los géneros y ABOLIR Y RECHAZAR DICHA CONDUCTA.

La Cultura de los Géneros surge con la propiedad privada y la transmisión hereditaria detentada por los varones padres.  Ellos crean el modo de producción patriarcal que divide a la población de dos sectores: Los hombres, poseedores del poder de la fuerza, con derecho a la conquista, la riqueza, la política, la jurisprudencia y con derecho sobre las mujeres, consideradas como una parte de su propiedad privada. Las mujeres, destinadas a servir a los hombres  como esclavas sexuales, como trabajadoras domésticas y como esposas reproductoras y sin derechos de posesión ni de ningún tipo de poder.


El ideal del hombre patriarcal es el héroe: Valiente hasta la temeridad,  duro ante las adversidades,  agresivo para la conquista y la aventura,  narcisista para ambicionar el poder, generoso con los  compañeros  y protector de los débiles.  En relación a los demás hombres, su virilidad se expresa en la competitividad: D.D.Gilmore establece el perfil del varón en relación a sus amistades masculinas:  Bravucón, pendenciero, bebedor,  En relación a las mujeres su virilidad se expresa en la dominación: Las mujeres son parte de su propiedad.
El ideal de mujer patriarcal es la Diosa del Hogar:  Sumisa hasta la abnegación,  débil y cobarde por culpa de su sentimentalismo,  pura y casta hasta el matrimonio,  asexuada obediente con su marido, cuidadora de la prole, servidora de los demás  a costa de sí misma.
Con el devenir histórico, el perfil de género masculino ha variado poco. De los héroes  aqueos que pelearon en Troya, pasando por los guerreros romanos, los señores de la guerra  feudales,  los conquistadores españoles y británicos, los esforzados franceses de Napoleón, los temidos alemanes de Hitler, hasta los burkas ingleses y los marines norteamericanos de Irak y Afganistán, la verdad es que no parece que podamos resaltar grandes cambios. Quizás podamos apreciar un cambio relativo de contexto.  Los héroes actuales no sólo se glorifican en el campo de batalla, sino que, en la medida que la fuerza bruta va siendo sustituída por el poder del dinero y la política, sus hazañas se realizan en el parquet de las Bolsas, en los Consejos de Administración de las Empresas, en las conquistas de mercado y de riquezas, en los poderes que otorga la alta política. Ha cambiado el campo de batalla, pero sus actitudes siguen siendo las necesarias para la guerra: Agresividad, dureza sentimental, camaradería entre los pares, ambición de poder y valentía hasta la temeridad. Sus relaciones con las mujeres siguen siendo de dominación depredadora.

En cambio, el perfil del género femenino si ha sufrido importantes cambios, aunque todavía se refiera a una minoría de la población mundial, ya que se concentra sobre todo en los países desarrollados del Primer Mundo y en las clases medias y altas.  Desde las primeras sufragistas que lucharon por el derecho a votar,  el movimiento feminista en su devenir histórico y en su pluralidad,  ha contribuido a remover los cimientos de la cultura de género hasta la situación actual que permite visualizar la perspectiva de género en todos los ámbitos de la economía, la política, la cultura, etc. con mayor o menor incidencia. Alguien ha etiquetado estos cambios como la “revolución silenciosa” de las mujeres.
Gracias a esta revolución silenciosa, el avance en términos de igualdad se va concretando en leyes y normas que favorecen la paridad, la igualdad de oportunidades, el fomento de compartir las tareas domésticas, la estigmatización de la violencia de género y la abolición de la prostitución. Sin embargo, en estudios de las Naciones Unidas,  todavía no existe un solo país en el mundo en el que se haya logrado la igualdad plena entre hombres y mujeres. Queda mucho por hacer y no nos podemos dormir en los laureles.
Pero, si en el ámbito de los derechos sociales se han conseguido grandes avances, no ocurre lo mismo en el ámbito de la socialización y los valores. Las familias y las escuelas siguen fomentando la permanencia de la cultura de género. Hay una inercia de la tradición, muy difícil de frenar, que lleva a tratar de manera diferente a las crías según sean machos o hembras. Las asignaciones de género en función del sexo biológico siguen estando a la orden del día: Vestimentas, juguetes, entonación verbal, ritos de paso, educación de las actitudes y de los gustos, todo contribuye a que la cultura de género no sólo permanezca, sino que siga consolidándose a través de los tiempos.
Pero, además de la tradición cultural de género, ésta se ve reforzada por un nuevo elemento traído por la modernidad y el sistema capitalista: Las leyes del mercado y el consumo.  El mercado es el nuevo becerro de oro al que adorar, todo se compra y se vende, cualquier cosa es susceptible de convertirse en un negocio y  la publicidad es la llave que abre el apetito de comprar de todos los ciudadanos.  Los publicistas observan y estudian a los seres humanos como los entomólogos a los insectos. Conocen sus deseos y sus insatisfacciones, manipulan sus ansiedades y encauzan sus apetitos en la dirección correcta del consumo, permitiendo que el mercado no decaiga, sino que siga engordando las cuentas bancarias y haciendo circular al dinero. Los roles de género son una excelente materia prima para incitar al consumo:  Los ideales femeninos se convierten en top-model de pasarela y la belleza se convierte en el pretexto perfecto para desarrollar una industria  mundial de modas, cosméticos,  dietas adelgazantes,  cirugía estética,  fiestas sociales,  ocio programado, que mueve millones de dólares.  Para socializar a las niñas e integrar en ellas estos ideales,  hay una abundante producción televisiva, cinematográfica, de prensa rosa y juguetería que tiene su inicio en la Barbie y sus clónicos y termina  en los juegos perversos de programas como “Gran Hermano” y en los concursos de mises o de “Operación Triunfo”.   Con matices específicos según el colectivo femenino hacia el que se dirige el producto, toda la imaginería publicitaria, televisiva, cinematográfica y artística, se esfuerza en presentar a las mujeres con perfiles en los que sobresale la cualidad de la belleza física por encima de ninguna otra. Los cuidados corporales, estéticos y de adaptación a un modelo creado por la industria, consumen más del cincuenta por ciento de la energía que gastan las mujeres. Todo eso refuerza la tendencia por parte de los hombres a percibirlas como objetos sexuales antes que como sujetos inteligentes,  afectivos,  libres, iguales y solidarios.
En cuanto a los hombres, el mercado les sigue manipulando como sujetos de poder y también como objetos para el consumo. En ambos casos, y con los matices que requieren los colectivos específicos de varones a los que se dirigen los productos, los perfiles masculinos siguen resaltando la cualidad de la fuerza por encima de cualquier otra cualidad.  Fuerza física, mostrada en los deportes de alta competición, en las proezas bélicas, en el culturismo de gimnasio, y fuerza transmutada simbólicamente en poder político,  empresarial, tecnológico.  Incluso  el poder se puede transmitir  como seducción,  según vemos en el modelo  del  “metrosexual”,  que es el intento por parte de la industria cosmética y de la moda de conquistar esa parte del mercado que se resistía al consumo. En cualquier caso, todos los últimos estudios y todos los informes emitidos por los Observatorios de la Violencia de Género, siguen ofreciéndonos los datos apabullantes de los hombres violentos, maltratadores y abusadores, frente a las mujeres asesinadas, maltratadas y abusadas. La prueba del nueve de la persistencia de la cultura de género reside en el hecho elemental de que ningún hombre camina por la ciudad con el temor en el cuerpo de que una mujer le pueda violentar  y, en cambio, casi todas las mujeres caminan con la sensación temerosa de ser violentada, aunque sólo sea con la mirada.  Cuando estas actitudes desaparezcan, podremos decir que la cultura de género ha sido abolida por una cultura de personas iguales en la percepción mutua como sujetos,  iguales en el respeto mutuo,  libres de temores y desconfianzas,  fraternos en el afecto y en la solidaridad.    
Pero, para que esta utopía de una sociedad de personas se convierta algún día en realidad, debemos insistir en la importancia de la educación y socialización de los individuos. No basta con curar, penalizar y prevenir la violencia de género. Es muy importante que tomemos conciencia de las mil caras con las que la cultura de género se expresa y sirve de modelo, ideal y referencia para las personas desde su más tierna infancia y a lo largo del ciclo vital: 
 

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.

NoMeLLamesPrincesa