Para vosotras...

Nadie puede hacer que te sientas inferior, si TÚ no se lo permites.

Este blog está dedicado a todas esas mujeres que día a día habéis sufrido y estáis sufriendo la violencia de género.

Para aquellas mujeres que a pesar del miedo seguís levantándoos cada mañana, para aquellas mujeres que a pesar de los insultos, de los golpes, de las violaciones, de vuestros moratones, de las cicatrices... de esas cicatrices que tantas y tantas veces no se ven pero que siguen ahí...

Para aquellas mujeres que queréis seguir luchando por sobrevivir en ese infierno al que tú llamabas AMOR.

FUERZA! NO ESTÁIS SOLAS

miércoles, 13 de julio de 2016

El ciclo de la violencia, ¿ Porqué la mujer no puede irse?



Entender por qué una mujer sometida durante años a una situación de violencia no abandone dicha relación, es lo más difícil ; así como saber esperar y acompañar a la mujer en sus decisiones. 

La violencia en la relación no aparece bruscamente. Es un proceso que comienza de forma larvada, con el cortejo, y poco a poco se va instaurando la violencia psicológica reforzando el control y el aislamiento de la mujer para terminar en la violencia física que siempre es la más evidente y la última fase del proceso. 


Leonore Walker en 1979 emitió una teoría para explicar por qué estas situaciones llegan a cronificarse, que se conoce como el “ciclo de la violencia”:

Fase unoacumulación de tensiones. Esta fase se caracteriza por violencia de tipo psicológico que poco a poco va minando la autoestima de la mujer favoreciendo conductas que complazcan a su pareja con la finalidad de evitar el conflicto. Ej: “si yo sé que le gusta cenar a las nueve, tengo la cena preparada a las nueve”. Por mucho que se esfuerce la mujer, siempre habrá algún fallo que ocasionará la discusión; esto genera ansiedad y mina su autoestima, llegando el momento en que se produce la siguiente fase.

Fase dos: explosión o incidente agudo. Aquí es cuando puede ocurrir la agresión verbal y física. Es en esta fase cuando, con mayor frecuencia, las mujeres se acercan al servicio sanitario y es cuando es más fácil que tome decisión de distanciamiento o separación.


Fase tres: reconciliación o “luna de miel”. El maltratador manifiesta conductas de arrepentimiento, vuelve el cortejo, el perdón y vuelta a la convivencia, generando en la mujer falsas expectativas de cambio. Esta fase al principio es larga; pero, posteriormente, cada vez se acorta más para quedar solo, con el tiempo, en fase de acumulación de la tensión y en fase de explosión.


La dificultad para abandonar la relación, aparte de estar explicada por el modelo del ciclo de la violencia, se sustenta en lo que consideramos el “aguantar” (Muñoz Cobos F, 2009), basado en el ideal de la familia y los valores de la sociedad, el miedo al fracaso, el amor, la dependencia, la falta de apoyos, la escasez de recursos económicos y otros miedos: miedo a la muerte, etc. El salir del ciclo se relaciona más con el hartazgo, la intervención de los hijos, la pérdida del miedo, el apoyo social, las crisis (fase explosiva), etc. También se relaciona con el mayor nivel de estudios, menor número de hijos y la posibilidad de encontrar un trabajo. En general, las mujeres recurren poco a las asociaciones de mujeres maltratadas, quizá por desconocimiento. Ha aumentado el número de denuncias sobre todo entre los niveles sociales más bajos, buscando quizá el apoyo que falta en la red social (Ruíz-Pérez I, 2006).


Fuente: Fisterra.com



Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.

NoMeLLamesPrincesa